Deben contar con certificados, que comprueben su salud como ciudadanos  profesionales sólidos en salud mental y física.